CCM | Club Cultural Matienzo

CCM | Club Cultural Matienzo

Pringles 1249 (y Av. Córdoba), Buenos Aires.
Abierto de martes a viernes desde las 19 y sábados y domingos desde las 20 hs.

Teje que teje

Una reseña de la exposición de Carl Palm y Guido Yannito, por Alejo Petrosini para la revista CRAC!.

Leé la nota completa acá

Martes a la tarde, me encuentro en el Club Cultural Matienzo. Todo parecía revuelto y desordenado. El tiempo urgía y el equipo de curaduría estaba ultimando intensamente la nueva exposición en este centro cultural. Esta muestra es la cuarta iniciativa que se lleva a cabo en el Matienschön, un espacio independiente concebido -dentro del marco de la mudanza del Matienzo durante 2013 en un nuevo edificio- con la finalidad de visibilizar el arte emergente local e internacional, más allá de los principales circuitos artísticos establecidos. Pero además este espacio es considerado como “un nexo entre las otras áreas del centro cultural, como la música o el teatro, en la búsqueda de la interdisciplinariedad” en palabras de Leandro Martínez Depietri, co-curador de la muestra junto Renata Zas.

Se trata de una exposición que reúne la producción del sueco Carl Palm y del argentino Guido Yannito, artistas contemporáneos convocados por Matienzo a partir de su alianza con instituciones internacionales. Ambos artistas se destacan por haber participado durante estos años en becas y muestras en diversos puntos geográficos. Por un lado, Palm fue invitado a formar parte de residencias en el Center for Contemporary Art de Kitakyushu en Japón, en la Townhouse Gallery en El Cairo, en Soma México City, así como de una muestra en el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona) durante el 2013. Por el otro, en el 2012 Yannito formó parte de un proyecto en México a partir de Fonca (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, un organismo público mexicano) y de la Secretaría de Cultura de la Nación, además de un emprendimiento en el continente antártico bajo el amparo de la DNA (Dirección Nacional de la Antártida).

En la entrevista, Yannito explica que él y Carl no se conocían antes del proyecto sino que “Leandro me invita a mí, él ya había conocido a Carl en su viaje a Suecia. A partir de entonces ellos acordaron para colaborar en la fundación de allá junto con artistas argentinos. Luego Carl vino a Buenos Aires y la idea era realizar un intercambio con un artista local”.

Es así que el centro cultural firmó un convenio con instituciones de Dinamarca y Suecia, como las Becas IASPIS (Programa Internacional para Artistas Visuales del Comité de Becas en Arte de Suecia) con el propósito de generar programas de residencias para artistas en pleno proceso de formación.

Lejos de ser un proyecto colaborativo, cada artista realizó su parte independientemente, para luego integrarlos en la exposición bajo la intervención de los curadores, considerados por los artistas como una suerte de puente o enlace entre ellos. Así, Yannito continua: “…los curadores me eligieron a mí porque notaron cierta afinidad con la obra de Carl. Entonces, ambos comenzamos a trabajar pero no nos conocimos personalmente hasta que llegué acá [Yannito es salteño], diez días antes de la inauguración de la muestra. Conversamos por Skype una vez, contamos lo que queríamos hacer y había muchas cosas en común con respecto a los materiales y a las ideas. Luego nos reunimos y ensayamos algunas pruebas, pero recién ahora estamos evaluando el resultado de lo que hicimos”. Así pues, la exposición presenta caracterizas propias del arte contemporáneo, en el cual tendencias, medios tecnológicos y materiales mundanos se combinan para lograr una amplia variedad de propuestas, sin un claro hilo cronológico que las medie. En este sentido, se puede encontrar desde pequeñas instalaciones e intervenciones espaciales, hasta videos reproducidos en smartphones y films proyectados en el auditorio. Además, es posible apreciar la serie de obras confeccionadas por Palm con cubrecamas, un material adquirido en su visita a los comercios aledaños a la Plaza porteña de Miserere. El artista sueco señala que “arribar a un nuevo lugar es como una obtener una vista fresca. Uno tiene una cierta su experiencia o background, pero además se presta atención a un material particular que se pueda o no encontrar ahí, todo lo que es diferente. Intento representar todo lo que está sucediendo en la ciudad que visito, pero es algo imposible. Sin embargo, esto es lo que influencia a mi obra. Es decir, sería un modo de atención para forjar representaciones, obtener respuestas del contexto. En un sentido hay un vínculo con la idea del turista en el modo en que uno observa cosas. Pero depende de cómo sea el viaje, con los escenarios turísticos, en la búsqueda de materiales, detalles, pistas o cosas que puedan engañarte y forjar otros sentidos en tu obra. Me interesa la idea de búsqueda, porque expresa tu andar y tu recolección. Uno puede hacerse una idea de la textura, de la comida, del gusto o de cualquier cosa”.

La muestra se puede visitar hasta el 22 de marzo en el Club Cultural Matienzo, cuya dirección es Pringles 1249 (CABA) de 19 a 02 hs.

Alejo Petrosini es Lic. y Prof. en Artes para la enseñanza media y superior (FFyL – UBA), además de ser Maestro de Ed. Plástica para la enseñanza primaria. Adscripto a la Cátedra de Historia de las artes plásticas V de FFyL – UBA. Amante de la escritura, las artes y de la cultura. Crítico de la sociedad contemporánea.
apetrosini@gmail.com

CRAC! Magazine