CCM | Club Cultural Matienzo

CCM | Club Cultural Matienzo

Pringles 1249 (y Av. Córdoba), Buenos Aires.
Abierto de martes a viernes desde las 19 y sábados y domingos desde las 20 hs.

Lo hago por necesidad

Cuatro exposiciones de artistas jóvenes en el marco de los 10 años de Matienzo.

Información:

  • Viernes 06 de Abril 20:00
  • Entrada: gratis

Matienschön invita a la inauguración de su próxima exposición:

LO HAGO POR NECESIDAD #1:
LA RUTINA DE LAS CUATRO PAREDES
Obras de Antonella Agesta y Mayra Vom + Texto de Silvina Yesari.
Curaduría: Sasha Minovich.
[Parte del Programa Matienschön #3: "Matienzo Diez Años"]

*
Sasha Minovich cura cuatro exposiciones de artistas jóvenes que comparten oficio y necesidad.
Necesidad: configuración del deseo y la carencia cuando ofrece un solo camino.
Oficio: Pintar (o dibujar, o) para estar vivo/a y para comer.
Generación: configuración colectiva de la necesidad.

*
La exposición se puede visitar de domingo a jueves de 22 a 1 y viernes y sábados de 20 a 1, hasta el 22 de abril.

EVENTO FACEBOOK

Próximas exposiciones del ciclo LO HAGO POR NECESIDAD:
#2: Carlos Cima y Francisco D'Antonio. 27/4 a 13/5
#3: Rodolfo Sousa Ortega, Nicolás Said y Federico Roldán. 18/5 a 3/6
#4: Jazmín Kullock, Bárbara Pampin y Alejandro Petriz. 8 a 24/6.

*
El programa LO HAGO POR NECESIDAD da inicio al ciclo de actividades que, durante todo el año, girarán alrededor del festejo de los 10 años del Club Cultural Matienzo.
Se trata de un programa de cuatro muestras de artistas jóvenes emergentes de Buenos Aires, curadas por un artista también joven y emergente: Sasha Minovich.
Lo hago por necesidad nos sumerge entonces en una mezcla de miradas que, en su diversidad, confluyen en los pliegues de una generación.
(...) Por eso, aunque cada una de estas cuatro exposiciones presenta poéticas particulares, Lo hago por necesidad puede pensarse como una gran muestra colectiva, representativa de una nueva generación de artistas visuales.
(...) Para quienes conformamos el Club Cultural Matienzo, la vital experiencia de reunirnos con otros artistas-gestores y conformar redes de espacios y trabajadores de cultura fue producto tanto del amor como del espanto. Tal vez del mismo modo, reconocer que aún las necesidades más íntimas son compartidas pueda servir como motor de una identificación generacional que consiga hacer con ellas un camino, un plan de acción.
Por eso, como equipo de arte contemporáneo del Club, saludamos a este programa que lleva a que celebrar nuestros primeros diez años implique también mirar hacia adelante, a partir de un presente que nos moviliza: el de una ciudad plena de artistas que se encuentran en el hacer: hacer sin parar, hacer por necesidad de que algo suceda, hacer para protagonizar un futuro transformador.